13 de diciembre de 2016

Carlos Montemayor / Universidad pública y cultura

..

México D.F. Domingo 11 de enero de 2004



Autoridades del presidium, miembros de la comunidad universitaria, amigos de la Universidad Autónoma de Chihuahua, señoras y señores. Muy joven era yo cuando desde Parral viane a la escuela preparatoria de la Universidad de Chihuahua, preparatoria a la que en diversas ocasiones aún llamábamos Instituto Científico y Literario. El escudo de la universidad me llamó la atención, particularmente su pensamiento central: "Luchar para lograr. Lograr para dar". Aún no sabía qué era luchar para alcanzar ciertos logros; aún ignoraba que de nada sirven los logros si no se comparten. Ahora, cuando han transcurrido tantos años, sé con claridad que la lucha es muy larga, que mucho, muchísimo me falta trabajar y luchar para cumplir con los libros que debo escribir, con las investigaciones, artículos y ensayos sociales que aún pienso preparar. Pero al cabo de estos muchos años, comprendo perfectamente, y esto es lo más importante, que si no somos útiles a los demás no habremos entonces conseguido ningún logro.
 
Sería por ello contradictorio que yo aceptara a título personal un reconocimiento así, como el que hoy nos entrega con generosidad la Universidad Autónoma de Chihuahua. Debo exponer, pues, varias razones:
 
Lo acepto, primero, porque este año me invitaron no a competir con otros postulados, sino a compartir estos reconocimientos con el recientemente desaparecido Fernando Aguilera Baca y con Víctor Hugo Rascón Banda. Segundo, porque se trata de una universidad pública, esencial en nuestro estado, esencial en mi vida personal.
 
La universidad pública ha sido la columna vertebral, durante casi un siglo, de la transformación del país entero, una transformación que permitió a hijos de campesinos, de obreros, de familias modestas o de buena posición concurrir en una construcción del país, en una vasta movilidad social que ayudó a México. Esta universidad pública paulatinamente, desde hace ya varias décadas, ha ido viéndose mermada, aislada, marginada en muchos sentidos. Particularmente ahora que las transformaciones internacionales han llegado a extremos que no nos hubiéramos imaginado cuando mis compañeros y yo estudiábamos en la preparatoria. Por cierto, mi casa de asistencia se encontraba en la colonia Industrial y nadie aceptaba ir a mi casa a estudiar. Pensaban que era un barrio bravo y todos preferían con la distancia preservar su integridad física. Pero yo viví estupendamente en la colonia Industrial, una colonia que quiero profundamente. Bueno, les decía que ahora hemos tenido, aparte del crecimiento desmesurado de la pobreza en todo el planeta, un quiebre brutal en nuestra idea del conocimiento. Antes, cuando la universidad pública era el gran camino para México y los países del sur del continente, creíamos que el conocimiento era un patrimonio de la humanidad, una conquista de la evolución humana.

Ahora el conocimiento se está aceleradamente convirtiendo en una patente, en una mercancía, en un secreto de empresas trasnacionales. Podemos establecer convenios con universidades extranjeras sobre investigaciones humanísticas, históricas, sociales o administrativas; pero los conocimientos sobre conservación de suelos, de bosques, de recursos acuíferos, de alimentos, producción de granos, quedan cada vez más en manos de empresas que consideran el conocimiento ya no como un patrimonio del ser humano, sino como una propiedad privada. Esto no es una evolución de la especie humana, esto es un retroceso.
 
La universidad pública es un baluarte entre otras cosas porque defiende todavía esta integridad del conocimiento como patrimonio del ser humano.
 
Otra cosa debo señalar de las universidades públicas de México. He sido invitado como conferencista o como profesor a 50 universidades de Estados Unidos, Canadá, Sudamérica, Europa, África y Medio Oriente. Solamente las universidades públicas mexicanas se comprometen más allá del cultivo de su propia población estudiantil: se comprometen con el desarrollo de la comarca donde están inscritas. El arte de México, la amplia cultura de México no existiría en la dimensión y pluralidad que tiene sin la labor de la difusión cultural de las universidades públicas. Sin embargo, los primeros recortes presupuestales afectan primero y directamente a las áreas de difusión cultural. Pero la universidad pública es, pues, una razón por la que acepto este reconocimiento, y no a título personal, como seguiré explicando.
 
La escuela que postuló nuestros nombres, el de Víctor Hugo Rascón Banda y el mío, fue el Instituto de Bellas Artes. He aquí otra razón. Pintores como Leandro Carreón, Ernesto Carreón, Alberto Carlos Piña Mora, músicos como Moisés Ordaz, Fernando Sáenz Colomo, dramaturgos como Manuel Talavera, son nombres fundamentales para entender una fuerza creativa que a menudo no se ha apreciado en nuestro estado. José Fuentes Mares solía decirnos que en sus años mozos, cuando en Chihuahua alguien pronunciaba la palabra cultura, todos desenfundaban las pistolas preocupados, como si estuviesen siendo agredidos.
 
En este desierto, los amigos de mi padre, Víctor Aldrete, Agustín Méndez Rosas, Salvador López, Alfredo Jacob, Mario Arras, Solón Sabre, mucho lucharon y trabajaron para hacer de Chihuahua un lugar habitado por la cultura, habitable para el teatro, para la poesía, para el periodismo cultural. Nunca o tarde recibieron reconocimiento, pero temprano y siempre publicaron a su costa sus propios libros. Los primeros murales que yo vi de niño en un viaje a la ciudad de Chihuahua, los de Leandro Carreón sobre la minería y la ganadería en Chihuahua, ya no son patrimonio de los chihuahuenses, sino de la compañía que posee las llaves de las puertas de la estación vieja de ferrocarriles. Todavía, por fortuna, conservamos estos murales de Leandro Carreón en el Paraninfo porque las llaves del recinto las posee la Universidad Autónoma de Chihuahua.
 
Todas aquellas actividades que llamamos artísticas son profesiones complejas. Nadie se convierte en un buen médico, en un buen ingeniero, en un buen abogado por entretenimiento, como hobby. Tampoco un violinista, un cantante, un pianista, un compositor, un pintor, una flautista, un actor, un coreógrafo, tampoco, repito, se convierten en lo que son por entretenimiento. Son actividades que exigen una alta y concentrada preparación y especialización, una inversión decidida y creciente. La atención personalizada que requieren los estudiantes de arte, particularmente de algunas disciplinas musicales, es distinta a la que requieren nutridos salones de abogados, contadores o administradores, pongamos por caso.
 
En comparación con el resto del país, Chihuahua empezó tarde y mal en sus compromisos con la cultura. El Instituto de Cultura apareció no como un compromiso del estado mismo, sino como un recurso de campaña electoral. Esto ha provocado trastornos al estado, gastos, pérdidas, demoras, discordias. Falta mucho por hacer en la comprensión de estos procesos, entender que los recursos que requerimos no son gasto, sino inversión. Porque así como debemos recapacitar en que el conocimiento es patrimonio de los seres humanos, debemos reconocer que la dignidad de la vida, la calidad de la vida humana, la calidad de vida de una sociedad, también está en función del acceso a la formación universitaria y del acceso pleno a la cultura. Falta mucho por hacer, y por entender que un artista no lo es por vanidad, sino por profesionalismo y por vocación.
 
Debo terminar con algunas razones más de porqué estoy aquí esta mañana. A la vieja preparatoria de la Universidad de Chihuahua (entonces no era aún Autónoma), le debo el conocimiento de dos dimensiones esenciales en mi formación personal. Debo aclarar que en aquella época mi generación tenía un respeto, una admiración por la inteligencia, por el conocimiento. En esa fuerza, en esa limpieza de aquellas generaciones, conocí el mundo griego y latino a través de la visión generosa y sabia de Federico Ferro Gay. Soy, gracias a ese conocimiento, a esa formación, en gran medida, el escritor que hoy les habla. En estos desiertos tan extensos, tan dilatados de nuestro estado, de pronto vi pasar los contingentes de griegos y romanos y los tomé sin el menor trauma cultural. Si yo hubiera nacido en Yucatán quizás todavía hasta la fecha estuviera pagando sesiones de sicoanálisis para entender porqué en lugar de mayista me convertí en helenista y latinista. Siendo chihuahuense pude convertirme en las tres cosas. Como no tenemos ese peso ancestral de tradiciones, quizás somos más libres para tomar las raíces clásicas. Esto ocurre con Julio Torri, coahuilense, con Alfonso Reyes, neoleonés, con Jesús Urueta, chihuahuense, con Valle Arizpe, coahuilense, con Martín Luis Guzmán.
 
El otro encuentro fundamental que me dio la preparatoria fue la vertiente social, la conciencia y la lucha social. Reconocer aquí, en este momento, en este espacio que generosamente me permite la Universidad Autónoma de Chihuahua, recordar aquí en mi paso por la preparatoria el nombre de Oscar González Eguiarte es para mí un honor. Parte de lo que soy y de lo que el Consejo Universitario pudo haber tomado en cuenta para esta celebración, lo debo a lo que aprendí de Ferro Gay en la preparatoria, a mis maestros y compañeros, dignos, honestos, nobles, entusiastas, sí, pero también a la conciencia, a la inteligencia, a la honestidad, a la aplicación de Oscar González Eguiarte. A través de él conocí a una generación pura y honesta de grandes normalistas: Arturo Gámiz, los hermanos Rodríguez Ford, Saúl Chacón, Pablo Gómez. Ellos decidieron luchar para lograr un México mejor, más noble, más justo para compartir, para dar. Esos jóvenes guerrilleros que murieron, que ofrendaron su vida por hacer de México y de Chihuahua una región más noble para la vida, me enseñaron a trabajar, a ser, a pensar, a ver a México de una manera más comprometida y profunda.
 
Aprovecho esta oportunidad, este reconocimiento, esta generosidad de nuestra universidad, para reconocer a las generaciones que nos han formado a Víctor Hugo, a Ignacio Solares, a José Vicente Anaya, a Joaquín Armando Chacón, a mí. Quiero reconocer ese esfuerzo como parte de la tenacidad del propio chihuahuense.
 
Acepto este reconocimiento para recalcar el compromiso que todos, autoridades políticas, autoridades universitarias, ciudadanos, debemos tener con esa parte del desarrollo de nuestra vida.
 
En suma, recordando a Federico Ferro Gay y a los jóvenes luchadores sociales que conocí a través de Oscar González Eguiarte, agradezco la oportunidad de esta mañana para agradecer también a ellos. Muchas gracias.
 
Discurso pronunciado por Carlos  Montemayor el 8 de diciembre de 2003,  en la ciudad de Chihuahua, con motivo  del homenaje que la Universidad Autónoma de Chihuahua les ofreció a él  y a Víctor Hugo Rascón Banda.


No hay comentarios.:

Promoción turística de Chihuahua, Mx "Construimos Futuro 2013-2016"

CULTURA DE LA LEGALIDAD:

Espacio cultural para compartir lo que realizamos los hacedores artísticos en Chihuahua Capital (México) y en su entorno cultural universal.

No es periodismo profesional ni se pretende aficionarse a ello. Es un lugar virtual en la web para informar y comunicar hechos artísticos y fenómenos sociales que nos afecta o impacta de manera positiva o negativa en el quehacer humanístico.

Tópicos como el Teatro, la Danza, lo multidisciplinario, la música, las artes emergentes o alternativas, las artes plásticas y visuales, las artesanías, los festivales, la multimedia, la literatura, la cultura animal y desde luego lo académico y colegiado se aborda en este espacio.

La idea e intención es la liberación de la cultura. No se pretende el lucro sino el interés de estar informado e informar.

Este espacio es la evolución de varios blog de blogger (Google) desde el año 2007. Ahora con mayor capacidad de almacenaje, archivo, hemeroteca y vigencia.

Las fotografías, litografías, videos, música, gráficos, logotipos, imágenes corporativas y otros materiales multimedia que se muestran en este espacio-cultural (exceptuando las que son parte del diseño, que son de los autores) han sido encontradas en internet y se usan solamente con propósitos didáctico-culturales. Si usted tiene el copyright (derechos de autoría o de marca) de algún material y desea que se remueva, háganoslo saber.

Atte: Tramoyam.

EL AUTOR

MÁS DE 30 AÑOS EN LOS ESCENARIOS:

Martín Hernández Molina: oriundo de Hidalgo del Parral, Chihuahua; México (1964). Egresado de la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua 1994-1999 (Cédula 9024413). Candidato a obtener el grado de la Maestría en Artes por la Universidad Autónoma de Chihuahua (2015).

EXPERIENCIA ARTÍSTICA DESDE 1980

ACTUACIÓN: más de 46 obras destacando, entre otras, en “Los Lunes Salchichas” de Rafael Solana; “Entre Bobos Anda el Juego” de Francisco de Rojas Zorrilla; “Los Granos de Oro y el Resto del Tesoro” de Manuel Talavera; “Petición de Mano” de Antón Chejov; “El Rastro” de Elena Garro; “Donde Canta la Gallina” de Manuel Talavera; “Electra” de Sófocles; “Los Caballeros” de Aristófanes, “Tomochic: el día que se acabo el mundo” de Joaquín Cossio y “Entre Villa y una Mujer Desnuda” de Sabina Berman. Ha trabajado con directores como: Manuel Talavera Trejo, Mario Humberto Chávez (+), Fernando Chávez Amaya, Gerardo Castañeda López, Adolfo Barraza Orona, Adriana Barraza y Pedro Kóminik.

PRODUCCIÓN Y CREATIVIDAD: diseño y realización en más de 85 producciones escenográficas, de utilería, vestuario, maquillaje, iluminación y audio entre otras: Ópera “Elixir de Amor” de Gaetano Donizeti; Ballet “Alicia en el País de las Maravillas”; Zarzuela “La Muda” de Guillermo Ramos; “Pastorela Mexicana” de José Pérez; Teatro Infantil “Merlyn y la Espada Mágica”; “Antígona en Nueva York” de Janusz Glowacki, “Antígona” de Sófocles, “Mujeres en el Encierro” de María Morett y la más reciente “La Ginecocracia” de Aristófanes. De 2005 a 2010 y 2015 producción artística del Festival Internacional Chihuahua "Encuentro en la Cultura" de Gobierno del Estado destacando los homenajes a: Lucha Villa, Víctor Hugo Rascón Banda, Erasmo Palma, Luis I. Aragón, Rigoberta Menchu, Jaime Almeida, Elsa Aguirre, Juan Quezada, Aarón Hernán y Carlos Montemayor; Los conciertos de: José Carreras, Plácido Domingo, Sarah Brightman, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Filippa Giordano, Emma Shapplin, Alessandro Safina, Mario Frangoulis, Concha Buika, Ramón Ayala, Alex Lora y El Tri, Omara Portuondo, Eugenia León, Baaba Maal, Lila Downs, Willie Colón y nuevamente José Carreras en 2015. En el 2001 Padrino Técnico del Teatro de la Ciudad, administración del Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; en el 2007 del Centro Cultural Paso del Norte (Teatros Víctor Hugo Rascón Banda y Experimental Octavio Trías) administración del Instituto Chihuahuense de la Cultura de Ciudad Juárez, Chihuahua. En 2009 Homenaje y develación de la escultura monumental "La Caponera" de la Grandota de Camargo Lucha Villa. Carros alegóricos-deportivos del Aniversario de la Revolución Mexicana (20 de noviembre) para el Instituto Chihuahuense del Deporte y la Cultura Física 2011, 2012 y 2013.

DIRECCIÓN ESCÉNICA: más de 53 obras llevadas a escena, sobresaliendo: “Ahí Vienen los Aleluyas” de Gerardo Velásquez; Revista Musical “Quirar 93” de Jorge Quiroga; Pastorela “Pedir sin Merecer o Los Cofrecillos del Diablo” de Virginia Hernández; “La Fábrica de los Juguetes” de Jesús González Dávila; “Funeral Home” de Walter Beneke; “Antígona en Nueva York” de Janusz Glowacki; “Antígona” de Sófocles; “El Mago de Oz” de L. Frank Baum; “Feliz Navidad Señor Scrooge” de Charles Dickens; “Pinocho” de Carlo Collodi; “Sex o no Sex. Ésta es la Cuestión” de Tomás Urtusástegui; “Caperucita en el Bosque” Original del francés Charles Perrault; “Blancanieves y la Manzana Verde” Original de Hermanos Grimm; “Mujeres en el Encierro” de María Morett; “Caras Vemos Mitotes no Sabemos” de Rubén González Garza; “Grillo y las Enseñanzas de Merlyn”; “La Ginecocracia” de Aristófanes; “Mano dura” y “Donde canta la gallina” ambas de Manuel Talavera Trejo; "Los muertos antes de muertos" de Constancio S. Suárez; “Nocturno de la alcoba” de Mario Cantú Toscano; "Tambores de Guerra: juicio a Felipe Ángeles" de Fernando CHávez Amaya.

DOCENCIA: Tecnológico de Monterrey Campus Chihuahua (Compañía de Teatro Infantil de la dirección de Difusión Cultural y Asuntos Estudiantiles DAE desde el 2003); Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua (Taller de Montaje, Proyectos y Gestión Cultural, Estudios Multidisciplinarios de la Cultura, Técnicas y Teorías de la Actuación desde el 2004); Licenciatura en Educación Artística (Lenguaje Corporal, Actuación y Producción); Cursos Propedéuticos desde el 2009. Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua (Para-escolar de Teatro en el Plantel 10 desde el 2012 y en Casa de la Cultura 2015); Talleres y Diplomatura en Producción Artística para maestros 2014. Miembro de la Comisión de Pares Académicos Externos (CPAE), del Comité de Artes, Educación y Humanidades (CAE y H) de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), invitado al proceso de Evaluación Diagnóstica del programa educativo de la Licenciatura en Artes Escénicas: Actuación, ofertado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes (2015); Licenciatura en Actuación de la Universidad Veracruzana (2016).

ENCUENTROS Y CONCURSOS CULTURALES: escuelas primarias, secundarias y preparatorias. Concursos internacionales del Siglo de Oro Español en el Paso, Texas. Muestras Municipales y Estatales de Teatro. Festivales Nacionales de Teatro en Tijuana, Baja California; Monterrey, Nuevo León; Hermosillo, Sonora; Toluca, Estado de México y San Luis Potosí. Jornadas Villistas. Congreso Iberoamericano de Teatro Universitario en Morón provincia de Buenos Aires, Argentina (1999), y Santa Ana de Coro, Venezuela (2006) entre otros en la ciudad de Chihuahua. Encuentro de los Amantes del Teatro del ITI-UNESCO en la Ciudad de México (2007), Santa Martha y Aracataca Colombia (2007). 2o Encuentro de "AIRES" Asociación Internacional de Recintos de Espectáculos Artísticos y Culturales (2011).

INSTITUCIONES: privadas, gubernamentales e independientes como el Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios 122 (CBTIS 122); Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios 86 (CETIS 86); Instituto Nacional de Educación Para los Adultos (INEA); Instituto Chihuahuense de la Cultura de Gobierno del Estado (ICHICULT); Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Facultad de Artes (Instituto de Bellas Artes) de la Universidad Autónoma de Chihuahua (FA-UACH); Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua (Planteles 1 y 10); Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAP); CERESO de Chihuahua de Gobierno del Estado; Centros Comunitarios; Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Casas Comerciales; Asociación de Maquiladoras de Chihuahua A.C. Escuelas jardines de niños, primarias y secundarias. Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Impulsa; Gobierno del Estado de Chihuahua. Presidencias Municipales de Aquiles Serdán, Parral, Delicias y Chihuahua. Instituto Tecnológico de Monterrey, Campus Chihuahua. Universidad Autónoma de Aguascalientes y Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CIEES); Universidad Veracruzana y Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CIEES).

ADMINISTRACIÓN Y PROMOCIÓN: Comité de Apoyo al Programa Permanente de Teatro (CAPROPET) del Instituto de Bellas Artes; Congreso Iberoamericano de Teatro Universitario Chihuahua (AITU); Festival Internacional de la Cultura y las Artes “ARTEULALIA” 2002, 2003 y 2004; Jefe de foro del Teatro de la Ciudad del Instituto de Cultura del Municipio de Chihuahua; Homenaje 2004 al Maestro Mario Humberto Chávez; Director Administrativo del Comité de las Artes (COMART), Asociación Artística Cultural Independiente y Homenajes 2005 a los Maestros Salvador Lomelí Orozco, Oscar Erives Escárcega y Noé Antonio Alvarado Lozano. En el Grupo “Amigos de Nacho Medrano” homenajes a Nacho Medrano y a Conchita de Mendoza. Jurado calificador del Programa de Apoyo a Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) 2013. Coordinador Poligonal del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, "México nos Mueve la Paz" Chihuahua 2013-2014 con la Universidad Autónoma de Chihuahua. Coordinador de Carrera de la Licenciatura en Teatro, Consejero Técnico; Jefe de la Unidad de Proyectos de de la Secretaría Administrativa y Secretario Técnico de la Facultad de Artes de la UACH 2013-2016. Jurado Calificador de la "Medalla al Mérito Cultural del Estado de Chihuahua "Víctor Hugo Rascón Banda" 2014, que otorga el Poder Legislativo a través del Congreso del Estado, el Poder Ejecutivo por medio del Gobierno del Estado y el Poder Judicial por parte del Supremo Tribunal de Justicia del Estado. Miembro del Consejo PACMyC Chihuahua. Miembro Fundador del Colegio de Profesionistas del Arte de Chihuahua A.C. (2012-2016).

Martín Hernández Molina en Universidad y Conocimiento de la FAUACH